La saturación de las bandejas con correos electrónicos con un contenido únicamente compuesto por texto, puede llegar a ser exhaustivo para los clientes. Por eso, una de las mejores maneras para diferenciarse del resto son los vídeos personalizados.

Estos vídeos personalizados están destinados a la comunicación con los clientes, de una manera cercana y que sea capaz de fidelizar y, sobre todo, de empatizar con ellos. Si ésto se hace bien, puede ser uno delos mejores recursos para mantener la relación con el cliente, y por lo general no requieren una producción audiovisual costosa.

Fidelizar con vídeos

Fidelizar con tus clientes supone un recurso innovador y diferenciador del resto de empresas que hacen mailing básico. La clave de su éxito es la personalización extrema dedicando y tratando diferentes vídeos para diferentes clientes. Esta será la forma de conectar con ellos y de que se sientan únicos. La fidelización como arma para conectar con tu público.

De esta forma, puedes comunicarles el lanzamiento de nuevos productos y servicios, hacerles llegar promociones y descuentos especiales, campañas de upselling e incluso, abordar en lo personal y poder felicitarles para su cumpleaños, ascensos, maternidad o paternidad, etc.

El vídeo en sí debe estar estructurado en tres fases

  • La primera es la introducción. Ésta debe tener un saludo directo, es decir, que apele al propio cliente con su nombre o le pregunte sobre novedades de su actividad. De esta forma también te aseguras que responda.
  • La segunda es cuando comenzamos a hablar de la relación empresarial entre ambos, haciendo hincapié en los aspectos positivos.
  • Y finalmente, la parte en la que se ofrecen los nuevos servicios o novedades de la empresa.

La mejor manera para que los vídeos personalizados realmente tengan el impacto esperado, es la activación del propio al recibir el mensaje en tu Smartphone, y dentro de esa interacción, el cliente debe sentirse apelado por el directivo de la compañía, ofreciéndole lo que realmente está necesitando.